Archivos de la categoría Complementos

La vuelta al cole

Estamos de nuevo y hemos vuelto al cole. Algunos en septiembre, otros más afortunados lo retrasan hasta octubre, pero ya es inevitable. Vuelve la rutina, la vida ordenada, el trabajo y los ansiados fines de semana.

Vuelve el no saber qué ponernos, si frío, si calor, si pantalón y sudadera, si tirantes y sandalias. Vuelve ese “batiburrillo” del vestir que llena las calles y junta en la misma terraza a personas estrenando sus acolchados anoraks con quienes lucen tirantes lenceros y una pequeña rebeca.

La vuelta al cole es un sinónimo de estrenar, propósitos y lápices con los que apuntarlos en los cuadernos en los que decidimos ordenar nuestro tiempo. Bolígrafos de colores con carpetas a juego, lleno todo de deseos y anhelos.

La vuelta al cole es el comienzo de año. Durante mucho tiempo de nuestra vida los años los medimos por curso escolar. La Navidad y Fin de año son fiestas de vacaciones en mitad de nuestro año real, aquel que empieza en septiembre y finaliza cuando nos vamos de vacaciones allá por junio (qué tiempos esos de tres meses de vacaciones). La vuelta al cole la marca la compra de los libros y el estreno del uniforme.

Con la imagen personal pasa algo parecido. Hay dos temporadas cada vez más desdibujadas, pero la vuelta al cole determina el momento de elegir cual va a ser nuestro look del año. Nos cambiamos el pelo, más corto, de otro color o cambio radical, nos afeitamos las barbas tan cómodas para el verano, adquirimos las últimas “deportivas de vestir” (bendita tendencia) y planificamos aquello que vamos a lucir. Pero tenemos prisa, se nos olvida lo largo que es el año que tenemos por delante hasta  volver a “oler a verano”.

Bien está que hace más fresquito, que el día es más corto, que el sol ya no hace daño, pero seamos coherentes. Si con 23 grados en mayo nos quitamos el abrigo porque nos “asamos”, con 23 grados en octubre no nos pongamos “el plumas”, por más bonito que sea,  bien que nos siente, guapos que nos veamos y caro o chollo que haya resultado.

Solo hay una excusa para estrenar hasta las botas Ugg en el mes de octubre, que quede claro a nuestro entorno que ya lo tenemos y que si bien nosotros copiamos a las personas que nos gusta seguir en moda, no admitimos que nos copien a nosotros nuestros amigos.

El uniforme queda para la vuelta al cole de los peques.

keralamoda-com
Fuente: www.keralamoda.com

De reinas, duquesas, damas y alcaldesas

Esta semana ha sido muy movidita. Nos despertamos un día con la noticia de que S.M. el Rey retiraba el título de Duquesa de Palma de Mallorca a su hermana, la Infanta Cristina.

Revuelo mediático, radios, televisiones, periódicos, revistas. Por un rato no se habla de las elecciones y sus resultados. Todo son opiniones, a favor la mayoría, de la decisión tomada por el Rey.

En este contexto una de las reinas de la mañana, Susana Griso, quiere un experto en la materia hablando con sensatez, no solo tertulianos que valen para economía, derecho, química…

Hablamos de ello por saber cómo hay que ir a una entrevista en la televisión. Parece baladí, pero es muy importante no cometer pequeños errores que dañan la imagen. La televisión es una herramienta muy potente, puede encumbrarte o hundirte. Siempre hablamos del color; cuidar los colores y las formas en televisión es vital. Huyamos de rayas pequeñas, colores chillones, brillos (salvo para ir a Sálvame que tiene unos parámetros particulares…) Lo mejor es ser natural, sin marear con multitud de colorines y formas. El pelo arreglado, ahí las canas y falta de tinte se notan mucho. Las manos cuidadas y uñas impecables.

Bueno, en realidad es como deberíamos ir siempre, arreglados con los tonos que nos favorecen y pulcros.

No olvidemos que en la televisión siempre nos maquillan, para las chicas es estupendo, ellos lo viven peor, aunque también están mejor.

Lo que demuestra que siempre hay que estar bien, es que puede pasar que una reina de la mañana llame a una dama del buen hacer para hablar de una duquesa que deja de serlo y no hay tiempo para prepararse.

Esto pasó y este es el resultado:

DAMASa
Fuente: isPE

Y por eso decimos que hay que ir siempre bien. Pero si además sabes que tienes que acudir a tu toma de posesión, que estará llena de medios de comunicación, y te vistes para la ocasión, recuerda mirar bien tu look completo.

damas5
Fuente: lagacetadesalamanca.es

Y ante el error, lo mejor reaccionar con humor.

damas6
Fuente: Twitter

 

A por los 6000

Hace unos años, muchos ya, cuando la Primera Dama de Filipinas, Imelda Marcos, salió para el exilio de su país, se descubrió que tenía unos 1000 pares de zapatos.

Esto ha llegado a crear el conocido “síndrome de Imelda Marco”, que se achaca a todas las “locas” por los zapatos. Claro, que ahora solo hace falta tener 10 para considerar que se es una “Imelda”.

Las democracias consolidadas tienen grandes ventajas, una de ellas es que conocemos las cosas sin necesidad de que se produzcan traumáticos cambios de gobierno.

Esta semana teníamos un ejemplo de lo dicho. Una noticia publicada en vanitatis, la revista de elconfidencial.com, nos desvelaba que la Reina Isabel II tiene más de 5200 sombreros.

La verdad, así dicho suena casi imposible, pero luego recordamos los looks a los que nos tiene acostumbrados “Su Graciosa Majestad” y siempre cuenta con dos complementos, el bolso y el sombrero. Si contamos los años que lleva reinando (es la decana de las reinas) y la de actos oficiales a los que ha asistido, puede que el número no sea tan elevado.

La duda se suscita en cómo se llega a ese número si la sensación es que siempre son iguales.

Fuente: www.vanitatis.com
Fuente: www.vanitatis.com

Tienen sutiles cambios, pero se acoplan al estilo de la Reina, siempre a juego con el traje en el llamado total look.

Arriesga poco la soberana con los sombreros,  pero tienen un rasgo común, la altura.

Y esto nos lleva a recordar un “incidente diplomático” que suscito el uso de esos sombreros. La Reina viajaba a Francia a la celebración 70 aniversario del desembarco de Normandía, que como sabemos, inició el final de la Segunda Guerra Mundial el 6 de junio de 1944. Todos los que han organizado viajes de altas autoridades sabrán lo complejo que puede llegar a resultar, pero en este caso el problema no venía  por las reuniones,  los encuentros o las celebraciones, los problemas venían por la altura del sombrero de la Reina.

Es una cuestión simpática. Los vehículos oficiales que trasladaban a los mandatarios en Francia eran modelos de una altura menor que los que utilizan normalmente en Gran Bretaña,  y allí llegó el problema, la Reina no podía sentarse con su sombrero, simplemente chocaba con el techo del coche. ¡Oh Mon dieu! Reunión de asesores británicos y franceses, y al cabo de un buen rato, se decidió ofrecer a Isabel II un vehículo más alto que a los demás para poder acomodar a la Reina y su sombrero. Todo solucionado.

Pues bien, esta noticia no nos quiebra la cabeza a nosotros, no vemos a las españolas con “síndrome Isabel II”, los de los sombreros a juego con el traje.

Pero nos atrevemos a asesorarla con otro tipo de modelos que puede incorporar a su colección. Vamos, a por los 6000.

Fuente: www.sobrereriacitisport.com
Fuente: www.sobrereriacitisport.com
Fuente: www.pinterest.com
Fuente: www.pinterest.com
es-alispress-com
Fuente: www.es-alispress.com
Fuente: www.aniaz.cz
Fuente: www.aniaz.cz