Archivos de la categoría Moda

La moda en campaña I

Tratamos de evitarlo pero es imposible. Vivimos en campaña electoral perpetua y lo que queda de año va a ser machacante. Por ello, vamos a iniciar una serie, no continua, de reflexiones sobre la moda de los que aspiran a representarnos durante los próximos años.

Si analizásemos como han ido evolucionando los looks de los políticos en campaña, podríamos hacer una tesis. No haremos tal cosa, simplemente señalaremos singularidades, mostraremos despistes o nos dejaremos sorprender por algo/alguien.

Nos ponemos a ello tras el 27-S para no irrumpir en campaña con nuestros comentarios (de todos es conocida nuestra capacidad mundial de influencia…) En serio, hemos dejado pasar el tema para que no parezca que nos inclinamos por nadie en concreto.

Porque ha sido una campaña curiosa. Los líderes nacionales sin chaqueta, como marcan los cánones de campaña, ellas (las pocas que están en puestos de responsabilidad o de intento de conseguirla) con estudiados estilismos. Existe una gran diferencia en cómo afrontar la campaña en el vestir si se es hombre o mujer. Cada vez nuestros políticos parecen más actores de series de televisión, queremos que sean altos, guapos, atractivos, singulares. Y como tal se comportan, leyendo el discurso que otros les han preparado.

Hemos perdido el gusto por la palabra y se nos van los ojos a la apariencia. ¿Queremos un actor o un líder que gestione? Lo cierto es que queremos todo, un completo. Reza el dicho popular que “la suerte de la fea, la guapa la desea”. En cierta ocasión leímos un artículo sobre lo que implicaba este dicho, y se concluía que “la fea” debe trabajar mucho más otros campos para seducir; la palabra, la simpatía, el trabajo, el orden. No creemos que sea excluyente. Muchas guapas deben trabajar mucho para que no se piense, por hacer caso de los estereotipos,  que son tontas. Pero sí es cierto que necesitamos ver cosas bellas, no solo escuchar bellas palabras.

Esta campaña ha deparado algo que hacía mucho que no ocurría. Un cabeza de lista bajo, con gafas, grandes entradas y talla. El anti líder en un mundo en el que prima la estética sobre el contenido. Los resultados están ahí, no se trata de eso este post. Lo importante es que alguien no ha modificado su esencia, ni disfrazado su cuerpo, ni se ha puesto alzas, ni se ha injertado pelo, ni usado fajas. Ha salido tal como es, con su única fuerza en la palabra, la simpatía y su modo de ser. Sin ayudas visuales. Él estaba preparado, ¿pero nosotros lo estamos?

Se han llenado páginas de periódicos haciendo punto de inflexión sobre esos “defectos”, no sobre los contenidos. Se ha dicho que no podría ganar porque no da el perfil que alguien ha diseñado para ser candidato, para ser líder y que todos han ido siguiendo. Se ha ridiculizado su figura frente a la de su jefe de filas.

Nos encanta la moda, pero no podemos dejar fuera de espacios públicos a personas que por no cumplir los cánones, no puedan expresar sus ideas. Luego votemos lo que queramos, pero no cerremos espacios por algo tan efímero como la belleza.

republica-com
Fuente: www.republica.com

La vuelta al cole

Estamos de nuevo y hemos vuelto al cole. Algunos en septiembre, otros más afortunados lo retrasan hasta octubre, pero ya es inevitable. Vuelve la rutina, la vida ordenada, el trabajo y los ansiados fines de semana.

Vuelve el no saber qué ponernos, si frío, si calor, si pantalón y sudadera, si tirantes y sandalias. Vuelve ese “batiburrillo” del vestir que llena las calles y junta en la misma terraza a personas estrenando sus acolchados anoraks con quienes lucen tirantes lenceros y una pequeña rebeca.

La vuelta al cole es un sinónimo de estrenar, propósitos y lápices con los que apuntarlos en los cuadernos en los que decidimos ordenar nuestro tiempo. Bolígrafos de colores con carpetas a juego, lleno todo de deseos y anhelos.

La vuelta al cole es el comienzo de año. Durante mucho tiempo de nuestra vida los años los medimos por curso escolar. La Navidad y Fin de año son fiestas de vacaciones en mitad de nuestro año real, aquel que empieza en septiembre y finaliza cuando nos vamos de vacaciones allá por junio (qué tiempos esos de tres meses de vacaciones). La vuelta al cole la marca la compra de los libros y el estreno del uniforme.

Con la imagen personal pasa algo parecido. Hay dos temporadas cada vez más desdibujadas, pero la vuelta al cole determina el momento de elegir cual va a ser nuestro look del año. Nos cambiamos el pelo, más corto, de otro color o cambio radical, nos afeitamos las barbas tan cómodas para el verano, adquirimos las últimas “deportivas de vestir” (bendita tendencia) y planificamos aquello que vamos a lucir. Pero tenemos prisa, se nos olvida lo largo que es el año que tenemos por delante hasta  volver a “oler a verano”.

Bien está que hace más fresquito, que el día es más corto, que el sol ya no hace daño, pero seamos coherentes. Si con 23 grados en mayo nos quitamos el abrigo porque nos “asamos”, con 23 grados en octubre no nos pongamos “el plumas”, por más bonito que sea,  bien que nos siente, guapos que nos veamos y caro o chollo que haya resultado.

Solo hay una excusa para estrenar hasta las botas Ugg en el mes de octubre, que quede claro a nuestro entorno que ya lo tenemos y que si bien nosotros copiamos a las personas que nos gusta seguir en moda, no admitimos que nos copien a nosotros nuestros amigos.

El uniforme queda para la vuelta al cole de los peques.

keralamoda-com
Fuente: www.keralamoda.com

Se cierran las piscinas

El pistoletazo de salida del verano no lo da la fecha (en realidad el mes de junio es primavera, hasta el 21 no entra la ansiada estación que sabe a vacaciones), tampoco las tiendas que venden la ropa ibicenca desde el gélido marzo. Para todos, el verano empieza cuando se abren las piscinas.

Soñamos con ponernos al sol para adquirir ese tono que hace que la ropa nos siente mejor y nos digan la buena cara que tenemos.

Y aquí arranca uno de los fenómenos que se producen cada verano. Este año la publicidad ha recreado una serie de acciones que realizamos en los veranos, que jamás haríamos en invierno. Y una de ella es en la que muestra a una señora con un nada favorecedor triquini.

De ese fenómeno queremos hablar. Según avanza el verano, nos vamos quitando ropa y complejos y producimos algunas situaciones paradójicas.

Es curioso que nos hagamos unos looks estupendos, cuidados, estudiados, probados y los llevemos en la maleta para esas largas noches de verano. Queremos la película del amor del verano o del repuntar de la relación de pareja de siempre. Queremos gustar.

Para ello tomamos el sol, paseamos por la playa e incluso hacemos ejercicio. Y lo hacemos sin ningún pudor a enseñar esas lorcitas cerveceras, los cúmulos de las paellas y todo lo acumulado durante el año. Nos mostramos sin maquillaje, sin gomina en el pelo, sin tacones o alzas en los zapatos. Nos mostramos tal y como somos a escasos metros del paseo por el que cuando el sol descansa, luciremos nuestros conjuntos, y lo más curioso, lo hacemos ante la misma gente que, en ocasiones no nos reconoce por la noche después de la “chapa y pintura”. Ese chico bajito adquiere otro porte, la de las ojeras, kilos y pelo revuelto es alta, guapa y delgada. El joven delgaducho es ahora un escultural compañero de copas.

Son solo escasos metros los que separan la playa del paseo, la piscina del club social, pero son unos metros que nos hacen ser dos personas distintas, desinhibidas de días, estudiadas de noche.

Curioso fenómeno el del verano que comienza cuando se abren las piscinas.

Ahora toca cerrarlas. El verano nos acompaña hasta el 21 de septiembre pero las piscinas marcan que el verano, se cierra y todos pasamos a vestirnos como si fuéramos al paseo. Perdemos en naturalidad pero, en algunos casos, ganamos en estética.

blogmoda_17sep
Fuente: www.caracteres.mx

De reinas, duquesas, damas y alcaldesas

Esta semana ha sido muy movidita. Nos despertamos un día con la noticia de que S.M. el Rey retiraba el título de Duquesa de Palma de Mallorca a su hermana, la Infanta Cristina.

Revuelo mediático, radios, televisiones, periódicos, revistas. Por un rato no se habla de las elecciones y sus resultados. Todo son opiniones, a favor la mayoría, de la decisión tomada por el Rey.

En este contexto una de las reinas de la mañana, Susana Griso, quiere un experto en la materia hablando con sensatez, no solo tertulianos que valen para economía, derecho, química…

Hablamos de ello por saber cómo hay que ir a una entrevista en la televisión. Parece baladí, pero es muy importante no cometer pequeños errores que dañan la imagen. La televisión es una herramienta muy potente, puede encumbrarte o hundirte. Siempre hablamos del color; cuidar los colores y las formas en televisión es vital. Huyamos de rayas pequeñas, colores chillones, brillos (salvo para ir a Sálvame que tiene unos parámetros particulares…) Lo mejor es ser natural, sin marear con multitud de colorines y formas. El pelo arreglado, ahí las canas y falta de tinte se notan mucho. Las manos cuidadas y uñas impecables.

Bueno, en realidad es como deberíamos ir siempre, arreglados con los tonos que nos favorecen y pulcros.

No olvidemos que en la televisión siempre nos maquillan, para las chicas es estupendo, ellos lo viven peor, aunque también están mejor.

Lo que demuestra que siempre hay que estar bien, es que puede pasar que una reina de la mañana llame a una dama del buen hacer para hablar de una duquesa que deja de serlo y no hay tiempo para prepararse.

Esto pasó y este es el resultado:

DAMASa
Fuente: isPE

Y por eso decimos que hay que ir siempre bien. Pero si además sabes que tienes que acudir a tu toma de posesión, que estará llena de medios de comunicación, y te vistes para la ocasión, recuerda mirar bien tu look completo.

damas5
Fuente: lagacetadesalamanca.es

Y ante el error, lo mejor reaccionar con humor.

damas6
Fuente: Twitter

 

A por los 6000

Hace unos años, muchos ya, cuando la Primera Dama de Filipinas, Imelda Marcos, salió para el exilio de su país, se descubrió que tenía unos 1000 pares de zapatos.

Esto ha llegado a crear el conocido “síndrome de Imelda Marco”, que se achaca a todas las “locas” por los zapatos. Claro, que ahora solo hace falta tener 10 para considerar que se es una “Imelda”.

Las democracias consolidadas tienen grandes ventajas, una de ellas es que conocemos las cosas sin necesidad de que se produzcan traumáticos cambios de gobierno.

Esta semana teníamos un ejemplo de lo dicho. Una noticia publicada en vanitatis, la revista de elconfidencial.com, nos desvelaba que la Reina Isabel II tiene más de 5200 sombreros.

La verdad, así dicho suena casi imposible, pero luego recordamos los looks a los que nos tiene acostumbrados “Su Graciosa Majestad” y siempre cuenta con dos complementos, el bolso y el sombrero. Si contamos los años que lleva reinando (es la decana de las reinas) y la de actos oficiales a los que ha asistido, puede que el número no sea tan elevado.

La duda se suscita en cómo se llega a ese número si la sensación es que siempre son iguales.

Fuente: www.vanitatis.com
Fuente: www.vanitatis.com

Tienen sutiles cambios, pero se acoplan al estilo de la Reina, siempre a juego con el traje en el llamado total look.

Arriesga poco la soberana con los sombreros,  pero tienen un rasgo común, la altura.

Y esto nos lleva a recordar un “incidente diplomático” que suscito el uso de esos sombreros. La Reina viajaba a Francia a la celebración 70 aniversario del desembarco de Normandía, que como sabemos, inició el final de la Segunda Guerra Mundial el 6 de junio de 1944. Todos los que han organizado viajes de altas autoridades sabrán lo complejo que puede llegar a resultar, pero en este caso el problema no venía  por las reuniones,  los encuentros o las celebraciones, los problemas venían por la altura del sombrero de la Reina.

Es una cuestión simpática. Los vehículos oficiales que trasladaban a los mandatarios en Francia eran modelos de una altura menor que los que utilizan normalmente en Gran Bretaña,  y allí llegó el problema, la Reina no podía sentarse con su sombrero, simplemente chocaba con el techo del coche. ¡Oh Mon dieu! Reunión de asesores británicos y franceses, y al cabo de un buen rato, se decidió ofrecer a Isabel II un vehículo más alto que a los demás para poder acomodar a la Reina y su sombrero. Todo solucionado.

Pues bien, esta noticia no nos quiebra la cabeza a nosotros, no vemos a las españolas con “síndrome Isabel II”, los de los sombreros a juego con el traje.

Pero nos atrevemos a asesorarla con otro tipo de modelos que puede incorporar a su colección. Vamos, a por los 6000.

Fuente: www.sobrereriacitisport.com
Fuente: www.sobrereriacitisport.com
Fuente: www.pinterest.com
Fuente: www.pinterest.com
es-alispress-com
Fuente: www.es-alispress.com
Fuente: www.aniaz.cz
Fuente: www.aniaz.cz

El modelo mitin (I)

Las modas cambian y la ropa con la que se acude al mitin también. Antaño se sabía a qué partido se pertenecía por cómo se iba vestido. Pantalón avejentado y chaqueta de pana, socialista; pantalón chino y camisa sin corbata y chaqueta, pepero.

Pero todo cambia. Los recién llegados piden su paso y marcan sus modas.

Hoy, hablemos de ellos. De los chicos, no de los recién llegados.

La moda “mitinera” es variada, tratan de acercarse a la imagen que quieren dar para reforzar su mensaje, y que parezca que todo es casual, muy casual.

Así, al que veíamos todos los días con traje y corbata, pasa a usar vaqueros o chinos y camisa con la manga dada vueltas hasta medio antebrazo. Los que visten habitualmente camisa, siguen con ella, de cuadros, oscura, de esas que no se sabe si vas limpio o sucio.

Hay que tener buen aspecto, por cansado que se esté, es crucial. Hay que gustar y seducir al votante, al menos hay que intentarlo…

mitin-que-es
Fuente: www.que.es
mitin-que-es2
Fuente: www.que.es
mitin-elmundoes
Fuente: www.elmundo.es
mitin-eldiarioes
Fuente: www.eldiario.es

Pero fuera de lo que es el uniforme español mitinero, lejos de la famosa chaqueta de pana de Felipe González, la revolución llegó del exterior. Apareció con ganas la camisa blanca, impoluta, símbolo de limpieza. Y aquí todos se subieron al carro…. de la camisa.

mitin-ppes
Fuente: www.pp.es
mitin-antena3com
Fuente: www.antena3.com
mitin-lasextacom
Fuente: www.lasexta.com

Pero qué queréis que os digamos, las copias siempre serán copias. La camisa blanca, impoluta y limpia, hoy por hoy es, por hacer honor a ella y por saber llevarla… ÉL

Fuente: www.taringa.net
Fuente: www.taringa.net

Aeropuerto y ¿moda?

La inmensa mayoría hemos pasado algunas horas en un aeropuerto esperando la salida de nuestro vuelo. Paseamos y compramos en las tiendas de las marcas que solemos frecuentar en la ciudad y entramos, aprovechando el anonimato del viajero, en aquellas de las que habitualmente solo miramos escaparates acompañados de suspiros mientras esperamos una bonoloto. Pero en el aeropuerto la cosa es diferente.

Cuando la espera se alarga, nos sentamos en una cafetería en la que cuando pagas dudas si has invitado a toda la barra. Mientras alargas la bebida, ni te plateas una segunda, inevitablemente miras a los otros sufridos pasajeros-compradores-consumidores.

Por el tipo de ropa nos definimos y podemos aventurar a qué se dedica cada uno o cuál es el motivo del viaje.

Así tenemos a los ejecutivos. Ellos con los trajes, en otro momento impecables, y las maletas de cabina para no perder un minuto y saber cuál es la suya; todas son iguales. Ellas o vestidas de chico o subidas en tacones imposibles y faldas ajustadas, eso sí, con americana.

Luego está el capítulo “viaje de solo amigos, o amigas”. Eso es una explosión de risas, color y modelos indescriptibles. No acertamos a saber la razón para “disfrazarse” al subir a un avión.

Claro, que si hablamos de disfraces, el momento cumbre es la llegada o partida de los “todo incluido” destino  al Caribe. Bermudas, camisas o camisetas estampadas, chancletas o deportivas con calcetines por encima del tobillo, una riñonera y las gafas de sol como si de una diadema de pelo se tratase. Puede que sea cómodo, sí, lo que no resulta es estético y desde luego es poco práctico, en la cabina del avión hace frío. Estamos de acuerdo que en el Caribe hace buen tiempo, pero verlos salir de esa guisa con  8 grados madrileños y ese momento regreso, tras horas en un avión, morenos y tiritando al sentir la temperatura de la realidad, que a la vuelta parece bajo cero, es todo un espectáculo.

Pues reivindiquemos que se puede viajar con estilo, clase y glamour. Sin ir uniformados y sin disfrazarnos. Lo que no haríamos, esperamos, en nuestra ciudad, no lo hagamos cuando salimos por ahí. Nos quejamos del turista que nos visita y las “pintas” que llevan, pues no lo hagamos nosotros.

Animamos a nuestras blogueras y asesoras de imagen a crear unos looks básicos para viajar en avión con clase, elegancia, comodidad y estética.

Mientras, nos quedan algunos ejemplos.

mujerhoy-com
Fuente: www.mujerhoy.com
puertoplatadigital-com
Fuente: www.puertoplatadigital.com
semana-es
Fuente: www.semana.es
periodicodeibiza-com
Fuente: www.periodicodeibiza.com

El amor a pesar del estilismo

Siempre se ha dicho que nos enamoramos de personas que tienen un estilo que nos gusta y que con el tiempo, se logra uno conjunto. A veces es el de ella, otras el de él. A veces él siempre acomoda el suyo a la ella del momento o viceversa.

Los famosos del panorama internacional han evolucionado según sus parejas. Tenemos ejemplos sobrados.

Cambios de estilo, cambios de tono de pelo, todo conjuntado y en armonía. El amor que todo lo impregna.

¿Quién no recuerda los cambios de Brad Pitt, según le marcaba su corazón y su pareja?

usmagazine-com
Fuente: www.usmagazine.com
enfemenino-com
Fuente: www.enfemenino.com
atodomomento-com
Fuente: www.atodomomento.com
931amor-lamusica-com
Fuente: www.931amor.lamusica.com

Esto ocurre en todas las parejas. Ya lo decían las abuelas “dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma opinión”. Al menos de opinión de gustos parece que sí.

Y es curioso que seamos capaces de llevar nuestro estado de ánimo a nuestra imagen. Lo hacemos de manera natural, empezamos a empatizar con quien tenemos al lado y terminamos adoptando formas y gustos parecidos. Lo mismo que hacen los fans de los artistas, que no deja de ser otra forma de amor.

Lo que ocurre es que, a veces, en el panorama del amor surgen parejas que despistan esta línea argumental.

No somos capaces de pensar quién será quien “copie” al otro. Casos se han visto y se verán. En las páginas de la prensa salta uno de estos que nos deja perplejos por la evolución que puede tener.

¿Copiará él la delgadez con curvas de ella?, ¿se sumará a la moda de las transparencias?, ¿será ella una nueva hipster?, ¿preferirá parecerse a Conchita Wurst?

Estamos deseosos de ver, de confirmase la noticia, la evolución estilística de la pareja y comentarla, por supuesto.

Mientras, imaginemos y riamos un rato con las diversas opciones, que es muy sano.

mariclaire-co-uk
Fuente: www.mariclaire.co.uk

 

Fuente: www.bekia.es
Fuente: www.bekia.es
Fuente: www.laprensa.hm
Fuente: www.laprensa.hm

 

Ha muerto un Señor

El mundo de la moda debe estar triste. Ha muerto uno de sus iconos.

Durante décadas ha vestido a las mujeres más poderosas de los EEUU, todas sus primeras damas le han elegido en innumerables ocasiones para sus grandes momentos, también primeras damas de países iberoamericanos, grandes actrices e incluso la realeza europea.

Pero lo importante de este diseñador es que nos hacía soñar con sus creaciones. Sofisticadas unas, sencillas otras, pero todas elegantes.

La elegancia es una actitud, no es solo un vestido. Pero quien diseña ese vestido debe entenderla y practicarla para poder transmitirla.

Los grandes diseñadores han sido elegantes, con esa elegancia atemporal que se adquiere con el paso del tiempo, de las experiencias, del cultivo de la belleza.

Una de nuestras profesoras tuvo la ocasión de conocer a Oscar de la Renta en Colombia, cuando se aprobó la Nueva gramática española. Nos cuenta que el comentario general era el mismo, es un Señor.

Con una elegancia en el vestir, muy clásica para algunos, su sempiterno pañuelo, sus chaquetas impecables, el bronceado de su piel, su plateado pelo, sus ojos. Pero no era eso lo que le hacía elegante, era esa corrección en la postura, sus modales, su saber estar, su modulada voz, la serenidad que transmitía. Esa seguridad en el saludo, mirando a los ojos mientras apretaba la mano o la besaba. Esa sonrisa imborrable.

Hacía sentir especial a quien llevaba su ropa, todos lo decían. No pudimos comprobar lo que se siente el portarla, pero si pudimos soñar con esos vestidos.

Y que te regalen sueños bonitos, es un placer. Gracias a Oscar de la Renta, un Señor.

Descanse en Paz.

oscar-de-la-renta
Imagen: www.hispanicentreprisemagazine.net

La moda se sube a la bicicleta en TrendCycle Madrid

bici-Roja-2-trend-1024x597La primera pasarela de moda en bicicleta TrendCycle celebró este sábado (20 de septiembre) su segunda edición en el madrileño Barrio de Salamanca, en el marco de la Semana de la Movilidad Europea. Se trata de un evento que introduce los pedales en el mundo de la moda, donde las más originales marcas, diseñadores y tiendas de moda, pedalearon presentando las colecciones, coincidiendo con el mes de la moda en Madrid y las continuas Fashion Weeks europeas más importantes. Un carrusel atrevido y cosmopolita cuyo recorrido incluye las calles más emblemáticas y comerciales: Jorge Juan, Goya, Serrano, Velázquez, Ortega y Gasset, etc.

Trendcycle-1024x469Junto a marcas jóvenes, como Amy Touch o Lord Wilmore, que utilizan esta plataforma para darse a conocer, ruedan también firmas consagradas, como Ágatha Ruiz de la Prada , El Ganso o Amarras , que han aprovechado el desfile para presentar sus propuestas de Otoño/Invierno.

TrendCycle-primera-pasarela-moda-bicicleta_TINIMA20140912_0184_20

La Plaza de Colón se convirtió en el meeting point (salida y meta), donde cada participante podía tener una tienda pop up de exposición en el que presentar sus propuestas para este otoño. En definitiva una iniciativa que se combina a la perfección con el concepto urban chic.

Captura-de-pantalla-2014-09-22-a-las-10.50.29-1024x573

En el siguiente vídeo podéis ver cómo fue la edición de 2013

 

TrendCycle Madrid 2013 from TrendCycle Madrid on Vimeo.

El evento estuvo organizado por CPC Cooking Ideas y respaldada por Ayuntamiento de Madrid y ACOTEX, patrocinado por Coca-Cola y las nuevas bicicletas urbanas de BiciMAD con el objetivo de promocionar hábitos de vida saludables y el uso de transportes alternativos, además de apoyar a diseñadores y comercios. El lado solidario del evento está en manos de la Fundación Make a Wish Spain: un donativo, un detalle de la marca de complementos Amytouch que ofrece su diseñadora.