La vuelta al cole

Estamos de nuevo y hemos vuelto al cole. Algunos en septiembre, otros más afortunados lo retrasan hasta octubre, pero ya es inevitable. Vuelve la rutina, la vida ordenada, el trabajo y los ansiados fines de semana.

Vuelve el no saber qué ponernos, si frío, si calor, si pantalón y sudadera, si tirantes y sandalias. Vuelve ese “batiburrillo” del vestir que llena las calles y junta en la misma terraza a personas estrenando sus acolchados anoraks con quienes lucen tirantes lenceros y una pequeña rebeca.

La vuelta al cole es un sinónimo de estrenar, propósitos y lápices con los que apuntarlos en los cuadernos en los que decidimos ordenar nuestro tiempo. Bolígrafos de colores con carpetas a juego, lleno todo de deseos y anhelos.

La vuelta al cole es el comienzo de año. Durante mucho tiempo de nuestra vida los años los medimos por curso escolar. La Navidad y Fin de año son fiestas de vacaciones en mitad de nuestro año real, aquel que empieza en septiembre y finaliza cuando nos vamos de vacaciones allá por junio (qué tiempos esos de tres meses de vacaciones). La vuelta al cole la marca la compra de los libros y el estreno del uniforme.

Con la imagen personal pasa algo parecido. Hay dos temporadas cada vez más desdibujadas, pero la vuelta al cole determina el momento de elegir cual va a ser nuestro look del año. Nos cambiamos el pelo, más corto, de otro color o cambio radical, nos afeitamos las barbas tan cómodas para el verano, adquirimos las últimas “deportivas de vestir” (bendita tendencia) y planificamos aquello que vamos a lucir. Pero tenemos prisa, se nos olvida lo largo que es el año que tenemos por delante hasta  volver a “oler a verano”.

Bien está que hace más fresquito, que el día es más corto, que el sol ya no hace daño, pero seamos coherentes. Si con 23 grados en mayo nos quitamos el abrigo porque nos “asamos”, con 23 grados en octubre no nos pongamos “el plumas”, por más bonito que sea,  bien que nos siente, guapos que nos veamos y caro o chollo que haya resultado.

Solo hay una excusa para estrenar hasta las botas Ugg en el mes de octubre, que quede claro a nuestro entorno que ya lo tenemos y que si bien nosotros copiamos a las personas que nos gusta seguir en moda, no admitimos que nos copien a nosotros nuestros amigos.

El uniforme queda para la vuelta al cole de los peques.

keralamoda-com
Fuente: www.keralamoda.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*